Noticia remitida | Patatas rellenas de jamon y queso

Vamos a preparar un plato de esos que con solo leer su nombre consiguen que se nos haga la boca agua: patatas rellenas de jamón y queso. La combinación es deliciosa.

Patatas rellenas de jamon y queso.
Patatas rellenas de jamon y queso.

Lo cierto es que las patatas no solo nos aportan una gran cantidad de beneficios y están buenísimas cocinadas de cualquier forma; además, son válidas para infinidad de elaboraciones.

Evidentemente, cuanto mayor sea la calidad de los ingredientes que uses para hacer la receta, mejores resultados obtendrás. Si echas un vistazo a los productos de la nevera española, encontrarás excelentes opciones que te servirán para esta y muchas otras elaboraciones.

Receta: patatas rellenas de jamón y queso

Vamos a preparar ya este exquisito plato. Ya verás que es muy fácil de hacer. En aproximadamente hora y media lo tienes listo.

El resultado (con esas patatas tan tiernas y ese jugoso relleno, con el magnífico toque final que les da el queso gratinado que llevan por encima) indudablemente vale la pena, bien sea como guarnición o consumidas tal cual (con cualquier ensalada, por ejemplo, puedes formar un maravilloso menú).

Vamos allá:

Ingredientes de las patatas rellenas de jamón y queso

Cantidades para cuatro comensales

  • 100 gramos de queso crema
  • Algo de orégano
  • Un puerro
  • 100 gramos de queso rallado (para gratinar)
  • Aceite de oliva y sal. Pimienta negra (recién molida)
  • 100 gramos de jamón (en tacos o en lonchas gruesas)
  • Cuatro patatas de tamaño mediano-grande (procura que sean más o menos de las mismas dimensiones)

Elaboración de las patatas rellenas de jamón y queso

  1. Precalienta el horno con calor arriba y abajo a 180 °C. Pon también el ventilador (en el caso de que tenga).
  2. Lava las patatas a conciencia debajo de un chorro de agua fría. Envuélvelas seguidamente en papel de aluminio, asegurándote de que queden cerradas por completo.
  3. Pon las patatas en la bandeja del horno (a una altura media).
  4. Deja que las patatas se horneen. El tiempo puede ir de 45 minutos a 1 hora (depende de su tamaño).
  5. Si no estás seguro de que ya estén, algo que puedes hacer es pincharlas con un palillo cuando hayan pasado esos 45 minutos. Si observas que este entra con facilidad querrá decir que ya están listas.
  6. En el caso de que tengas dificultad en introducir el palillo, pon las patatas a hornear un rato más, pero estando pendiente de que no lleguen a quedar demasiado blandas, ya que así sería mucho más difícil rellenarlas después.
  7. Mientras las patatas se hornean, puedes ganar tiempo aprovechando para hacer el relleno.
  8. Empieza cortando el tallo y las raíces del puerro. Después, elimina su capa más externa. Córtalo por la mitad, y seguidamente en tiras finas. Si quieres, puedes guardar la parte verde y utilizarla para hacer un delicioso caldo casero.
  9. Corta el jamón serrano en tacos de tamaño pequeño.
  10. Pon una sartén a fuego medio con un chorrito de aceite.
  11. Añade el puerro previamente cortado a la sartén.
  12. Deja que se cocine durante unos cinco minutos o hasta que observes que comienza a dorarse un poquito.
  13. Agrega ahora los taquitos de jamón a la sartén y deja que se cocinen junto al puerro durante unos tres minutos.
  14. Cuando haya pasado ese tiempo, retira la sartén del fuego y echa su contenido en un bol.
  15. Agrega al bol el queso crema y la pimienta negra (la cantidad queda a tu elección). Remueve todo concienzudamente.
  16. Cuando veas que las patatas del horno ya están listas, quítales el papel de aluminio que las cubría y córtalas por la mitad.
  17. Cubre una bandeja apta para horno con papel de horno y pon las patatas en ellas.
  18. Vacía un poco las patatas. Lo harás mucho más fácilmente si te ayudas con una cuchara sopera.
  19. Lo que vayas sacando de las patatas, no lo tires: échalo en el bol que contiene la mezcla.
  20. Mezcla bien todo el contenido del bol como antes, pero ahora aplastándolo un poco con el tenedor para evitar que la patata quede grumosa. Prueba si está bien de sal y rectifica si consideras que es necesario.
  21. Ahora ha llegado el momento de rellenar las patatas. Mientras, puedes ir precalentando el horno a 200 °C, con calor arriba y abajo.
  22. Mete el relleno en las patatas con una cuchara sopera hasta que veas que todo ha quedado adecuadamente repartido.
  23. Echa por encima el orégano y el queso rallado en las cantidades que prefieras.
  24. Introduce ahora la bandeja en el horno. Deja que se haga durante unos 10 minutos o hasta que veas que el queso comienza a dorarse.

Y ya está: ha llegado la hora de servir y disfrutar esta delicia de patatas rellenas. Procura servirlas calentitas y recién hechas, que es como mejor están.

Eso sí, si no te viene bien estar tanto tiempo cocinando antes de comer y prefieres hacerlo en otro momento, también puedes prepararlas con cierta antelación y dejar para el final únicamente esos 10 minutos finales de horno.

Otra opción es que las guardes totalmente hechas en la nevera (aguantan de dos a tres días sin problemas) y las calientes en el microondas o en el horno en el último momento.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña